Para alimentarnos sanamente, la clave de una alimentación saludable es poder incluir todos los tipos de alimentos -los que aportan energía, proteína, calcio, entre otros-, de forma equilibrada