Todos los días estamos rodeados de toxinas y sustancias nocivas, y lo peor es que estas partículas se abren camino en nuestros cuerpos a través de nuestra comida,